Consejos orientativos para ayudarte a elegir una buena escuela de karate

De nuevo nos sorprende con este documento la Escuela de Karate Shihan de Barcelona, de nuestro compañero José Moral.
Donde nos da unos interesantes consejos orientativos para ayudarte a elegir una buena escuela de karate…
“Los beneficios que puede aportar la correcta practica del karate son innumerables, tanto para los adultos como para los niños. Pero para ello es fundamental la elección acertada de la escuela”.

Curso perfeccionamiento de Kumite

El sábado 13 de febrero tuvo lugar en las instalaciones del “Centro Deportivo Olba” de Huelva, el Seminario de perfeccionamiento de Kumite impartido por el maestro Gonzalo Rodríguez (6º dan), Campeón de Europa y subcampeón del Mundo; seleccionador de la Federación Catalana de Karate, asistido por Carlos González.

Dicho curso ha siso organizado por la Delegación Onubense de karate,

 web 2
web 1

Con una presencia de unos cincuenta karatekas divididos en dos categoría (de 8 años a 14 años y más de 14 años) , el Seminario se inicio con la categoría de menos de 14 años. El maestro Gonzalo dedicó el principio de la sesión matinal a dar una explicación de modo muy didáctico a todos los asistentes a cerca de los conceptos básicos del kumite y de la estructura necesaria para progresar desde estas tempranas edades, explicaciones y trabajos que mantuvo la atención e hizo las delicias de los más pequeños, esta sesión matinal termino a las 11,30h con la entrega de diplomas y las fotos de rigor.

20160213_175719

Una vez terminada la 1ª sesión infantil, se inició la de mayores de 14 años, en esta sesión el Maestro fue exponiendo los últimos sistema de trabajo que se están dando en la competición nacional e internacional, como utilizar los recursos de cada competidor de la forma más eficaz, así como la aplicación del reglamento.

Estos trabajos desarrollados anteriormente, hicieron de las sesiones unas auténticas lecciones magistrales de karate deportivo, solo posibles con un maestro de esta categoría.

20160213_134202

Sólo nos queda agradecer a Gonzalo y a Carlos, la atención que dispensada a todos los participantes

En la espera de poder contar en una nueva ocasión para seguir aprendiendo.

Gracias Gonzalo

Mi hijo quiere practicar karate

NIÑA JAPON NIPAIPO

Por Departamento Técnico

Comienza un nuevo curso, numerosos padres vendrán interesándose por la actividad de karate para sus hijos…

Primeros consejos.

Empezamos un nuevo curso y como es habitual en los primero días, numerosos padres se interesan en la actividad de karate para inscribir a sus jóvenes hijos.

En este sentido, es recomendable una primera toma de contacto con el responsable de la actividad, intentando en ese corto período de tiempo, valorar y decidir que puede ser el futuro maestro y la persona en la que depositarás toda tu confianza durante el periodo de aprendizaje de tu hijo.

Pues si…, primero es importante que tengas un cambio de impresiones, con el maestro que sin lugar a dudas será el que ilusione y guíe a tu hijo en el camino de la disciplina marcial que llamamos karate. Es oportuno, que el niño realice un par de sesiones de prueba, y después, solo después, pregúntale a tu hijo si le interesa ser estudiante de este arte. Si la respuesta es afirmativa: “traje blanco, cinturón blanco y a trabajar…”. Empezará así su andadura por el fascinante mundo del karate.

Esta es la primera premisa para conseguir el éxito en esta compleja educación. Karate es divertido, pero también es un largo camino, donde hay muchos momentos buenos pero también otros no tan buenos. Su disciplina, sacrificio y constancia (a veces estricta), hace un poco “cuesta arriba” ese camino para algunos jóvenes, pero hay que entender que es un esfuerzo imprescindible para la mejora de su personalidad y entendimiento de la actividad.

“Se necesita un año para poblar un bosque, 16 años para ver la belleza de un árbol y 50 años para hacer un hombre”.

Beneficios del karate.

El karate proporciona al joven diversos beneficios psico-físicos. La práctica de esta actividad aporta aspectos muy positivos en la formación humana, tanto en valores colectivos como individuales.

En lo que se refiere a los valores colectivos, el karate fomenta la integración en el grupo, el compañerismo y el respeto mutuo; en tanto que en los valores individuales destacan: la superación personal, el esfuerzo y la humildad, aportando al joven un equilibrado desarrollo intelectual que refuerza la confianza en si mismo.

Respecto a los beneficios del karate en el ámbito motor (físico): El karate desarrolla la fuerza, velocidad, coordinación, equilibrio, flexibilidad y los aspectos perceptivos que tienen que ver con la noción espacial y temporal.

En lo que se refiere a los beneficios del karate en el ámbito socio-afectivo (psíquico): con el karate, el joven aprende lo que es la paciencia, la disciplina, la voluntad, el mérito, la excelencia, el respeto por los mayores y la jerarquía, el control de si mismo y el conocimiento de sus propios límites.

“Es menos doloroso disciplinar a un niño cuando es pequeño que llorar sobre uno que se ha echado a perder”.

Nuestra escuela.

Nuestra escuela con más de 30 años de experiencia, inicia la educación con niños a partir de 5 años, enseñando a todos ellos desde el principio la importancia de mantener la ilusión del primer día, adquiriendo poco a poco una larga vida como budokas.

“En karate solo llegan los que empiezan cada día”.

Sentimos un gran orgullo al ver en nuestras clases estudiantes que sobrepasan los 30 años, que se iniciaron con nosotros con tan solo 5 o 6 años y que siguen hoy en día junto a nuestra escuela el camino mencionado anteriormente. Pero nos llena de satisfacción si cabe aún más, ver a sus padres o compañeros, que ya sobrepasan los 50 años, y continúan, con la misma ilusión intacta, estudiando el mismo camino: el camino del karate-do.

“Un camino de mil días empieza con un primer paso”.

Para finalizar deciros, que en nuestra escuela, hay algo más importante que todo lo expuesto, es uno de los valores fundamentales del ser humano: el respeto. Respeto que deben mostrar todos los integrantes de la escuela, al maestro, a sus compañeros, y por supuesto a uno mismo; -trasladar esto a la vida diaria reconforta y hace que todo funcione mejor-.

“En nuestra escuela enseñamos muchas cosas, pero el respeto está por encima de todas”.

Si alguien se pregunta: ¿qué características tiene esta escuela de karate?. Tiene que saber que en nuestra escuela predomina el aprendizaje para llegar a ser algún día mejores ciudadanos y mejores personas.

  • Siempre actuar de manera cortés.
  • El entrenamiento físico y mental debe ser uno, no van por separado.
  • Escuchar a tu profesor y alumnos con más nivel, no olvidar sus advertencias.
  • Escuchar y ver son las llaves para avanzar.
  • No faltar a clase pues aunque se aprende paso a paso, si rompes el entrenamiento luego irás pasos por detrás.
  • Auto-bombo y autosuficiencia son enfermedades que corrompen el progreso.
  • Comer mucho, beber y fumar son hábitos malos que dificultan tu entrenamiento.
  • El entrenamiento y aprendizaje de las artes marciales no tiene límite, paso a paso día a día.

Algunas preguntas interesantes.

¿Cuántos días es conveniente que entrene mi hijo?

De 2 a 3 días por semana. Deben tener tiempo para sus estudios que son su prioridad y para realizar otras actividades necesarias como: jugar, relacionarse con los amigos, familia, etc… sin olvidar nunca que son niños. Así 2 días está bien, pero 3 es fenomenal. Se pueden alternar los días en función de la disponibilidad y de las necesidades a lo largo del curso.

¿Cuál sería el horario más conveniente para él?

De 5 a 9 años, le recomendamos la clase alevín.

Karate alevín para niños de entre 5 y 9 años: en esta etapa de iniciación, los niños de una forma siempre divertida y amena, aprenderán poco a poco lo que significa el karate y todo lo que implica. Aprenderán a canalizar su energía y fuerza a respetar a los demás compañeros, al profesor, y a conocerse mejor a sí mismos. Además desarrollarán sus capacidades, habilidades y potencial dentro de la actividad, lo que podrán extrapolar a su vida diaria.

A partir de los 10 años y hasta los 14 le recomendamos la clase infantil.

Karate infantil para niños de entre 10 y 14 años: alrededor de los 10 años es verdaderamente cuando el niño empieza a practicar karate. Los profesores durante las clases enseñan a los pequeños técnicas, movimientos, formas propias de esta disciplina. En esta etapa, a medida que aumenta el aprendizaje, el niño realiza una serie de exámenes que le permiten cambiar el color de su cinturón, esto es una motivación para el niño y a su vez un aprendizaje para aumentar sus conocimientos de karate.

Después de los 14 años le recomendaos la clase juvenil.

Karate juvenil para a partir de los 14 años: las clases de karate a partir de esta etapa ya son muy similares a las de los adultos. Empiezan los trabajos de kumite -combate-, si lo desean, las competiciones, el fortalecimiento del cuerpo y la adquisición de una disciplina un poco más severa.

¿Qué necesita para practicar karate?

Un karategui, un cinturón blanco, las protecciones y unas zapatillas de baño (para no tener que acceder descalzo por los vestuarios y la instalación), aunque en el dojo -sala de práctica- irá descalzo. Tenemos unas salas acondicionadas para la óptima práctica de la actividad.

Recomendamos en la iniciación economizar en la compra de esta ropa, lo importante es que sea cómoda, porque será con la que realizará todos sus entrenamientos.

¿Uds. son un centro homologado y especializado?

Si… Pertenecemos al organismo oficial que regula la práctica de esta actividad (Federación Andaluza de Karate), y nuestros profesores están correctamente titulados y altamente cualificados.

¿Podría mi hijo con el tiempo ser cinturón negro?

Por supuesto… Pero dependerá de él. Tendrá controles de pase de grado. Es un largo camino, pero necesario para su formación y poder llegar a ese objetivo.

¿Es obligatorio competir en karate?

En nuestra escuela enseñamos karate tradicional aunque también los estudiantes tienen la posibilidad de poder optar, si lo desean, por probar karate de competición, para ello el departamento técnico selecciona a los estudiantes que quieren competir y los forma con la finalidad de prepararles para afrontar de forma correcta la competición.Todo esto siempre y cuando el propio alumno lo desee y haciéndoles entender que karate es mucho más que una competición.

Departamento técnico

Inicio clases de Karate “Curso 2015 – 2016”

El miércoles 2 de septiembre, iniciaremos la nueva temporada en horario habitual: infantil, juvenil y adultos.

20150726_165413

Lunes, miércoles y viernes: Infantil 17,30h, juvenil 18,30h, adultos 19,30h.

Martes y jueves: adultos a las 21,30h.foto-eka

 

 

 

KARATE INFANTIL: por departamento técnico

Aunque para muchos padres el Karate es sinónimo de lucha y agresividad, nada más lejos de la realidad, karate es una actividad muy recomendada para todo tipo de niños y niñas, desde el más hiperactivo al más tímido, una forma de conocerse a sí mismos y de desarrollarse positivamente como personas.

El Karate es una de las artes marciales milenarias cuyo objetivo no era otro que la autodefensa. Hoy en día se ha convertido en una actividad educativa, y deporte organizado con sus correspondientes reglas, aunque no está incluido dentro de las competiciones olímpicas. Este arte marcial se basa en la lucha de uno contra uno, siempre siguiendo las reglas impuestas, y la auto-mejora personal en el carácter y personalidad.

20150722_18523820150722_18532820150722_185233

¿Cuándo practicarlo?

El Karate puede ser practicado por los niños y las niñas a partir de los 4-5 años, que es cuando su aparato locomotor está terminando de desarrollarse y los niños ya controlan sus movimientos y son conscientes de hasta dónde pueden llegar. Ahora bien, en función de la edad de los pequeños, así serán los tipos de ejercicios y técnicas que se realicen durante las clases:

Karate para niños entre 4 y 6 años:

En esta etapa de iniciación al arte marcial, los niños y niñas, de una forma siempre divertida y amena, aprenderán poco a poco lo que significa el Karate y todo lo que implica. Aprenderán a canalizar su energía y su fuerza, a respetar a los demás compañeros y al profesor y a conocerse mejor a sí mismos. Además desarrollarán sus capacidades, habilidades y potencial dentro de la disciplina, lo que podrán extrapolar a su vida diaria.

Karate para niños entre 7 y 10 años:

A partir de los 7 años es verdaderamente cuando la niña o el niño empieza a practicar Karate. Los profesores durante las clases enseñan a los pequeños técnicas, movimientos, figuras propias de este arte marcial. En esta etapa, a medida que aumenta el aprendizaje el niño realiza una serie de exámenes que le permiten cambiar el color de su cinturón, esto es, aumentar su nivel de Karate.

Karate a partir de los 11 años:

Las clases de Karate a partir de esta etapa, son muy similares a las de los adultos. Empiezan los combates, y si lo desean las competiciones, fortaleciendo el cuerpo y adquiriendo una disciplina muy severa.

Además de lo útil que puede ser como método de defensa personal, Karate es una de las actividades deportivas más completas física y mentalmente a las que puedes apuntar a tus hijos. Los niños y las niñas se divierten mientras aprenden disciplina, tolerancia y respeto y fomentan su desarrollo óseo y muscular.

Beneficios del Karate para los niños:

Al igual que en la práctica de otros deportes, no se debe abusar y dedicar excesivo tiempo al Karate, el niño o la niña tiene que hacer otras actividades, jugar, hacer los deberes, estar en familia o, simplemente, descansar y no hacer nada. Por ello, se recomienda que se acuda a clases de karate entre dos y tres días por semana, de una duración entre una o dos horas por sesión.

En cuanto a los beneficios de este arte marcial, pueden destacarse, tanto a nivel físico como psíquico, los siguientes:

– Mejora la coordinación psicomotriz.
– Desarrolla las destrezas, los reflejos y las reacciones.
– Descarga energía.
– Enseña educación, disciplina y respeto a todo lo que nos rodea.
– Favorece el aumento de la concentración.
– Ayuda al niño a conocerse más y controlarse a sí mismo.
– Enseña valores fundamentales como la tolerancia y la responsbilidad.
– Genera la confianza de los niños en sí mismos.
– Desarrolla la fuerza, el equilibrio, la velocidad y la flexibilidad.